Falta de agua potable en Myanmar. Problema Solucionado por Sanosil

Según el estudio piloto realizado por Oxfam GB en la comunidad central de Dedaye, en el delta de Ayeyarwaddy en Myanmar; Sanosil es capaz de paliar la falta de agua potable y tratar el agua de pozos contaminados hasta hacerla apta para consumo humano. El desinfectante, además, produce suficiente efecto residual para evitar su recontaminación ante las deficientes prácticas de higiene en el uso.

La falta de agua potable en el mundo

Según datos de la Organización Mundial de la Salud, en todo el mundo, al menos 2000 millones de personas se abastecen de una fuente de agua potable contaminada por heces, produciendo enfermedades como la diarrea (con más de 502 000 muertes al año), el cólera, la disentería, la fiebre tifoidea y la poliomielitis. La OMS calcula que, en 2025, la mitad de la población mundial vivirá en zonas con falta de agua potable.

La historia de este caso de éxito comenzó por un estudio realizado por en 2009 por Save the Children que denunciaba la falta de agua potable y la contaminación del líquido que bebían las familias en residentes en el delta de Ayeyarwaddy, Myanmar. Allí si compraba el agua para consumo doméstico a proveedores que la transportaban hasta los hogares desde fuentes contaminadas. El a falta de agua potable cerca, el líquido se transportaba en cubos o bidones de aceite de 50 galones reciclados y en los hogares no era tratada por ningún tipo de desinfectante, solo filtrada. En consecuencia, las enfermedades transmitidas por el agua eran comunes. Principalmente, las diarreas, que afectaban más a los niños menores de 5 años.

falta de agua potable en Myanmar - carro de agua

El estudio de Oxfam GB con Sanosil para paliar la falta de agua potable en Myanmar

Después de buscar distintas soluciones y descubrir que el cloro no es aceptado en Myanmar por razones de olor y sabor, Oxfam GB dio con la marca Sanosil para paliar la falta de agua potable. La ONG realizó pruebas preliminares con Sanosil. El producto testado en laboratorio, además de ser inodoro e insípido, dio pruebas de ser muy superior a otras alternativas testadas con anterioridad (mata bacterias, protozoos y virus) y se descubrió que elimina todas las bacterias E-coli. Estas bacterias son consideradas un indicador de contaminación fecal en el agua. Además, como Sanosil presenta una alta estabilidad, lo que ayudó para ver en el producto una alternativa para evitar recontaminaciones del agua durante el tiempo que tardaba en ser consumida.

falta de agua potable en Myanmar - aplicación de Sanosil

Al mismo tiempo, la potente acción desinfectante de Sanosil servía para mantener los recipientes contenedores en buenas condiciones de salubridad, ya que evita el crecimiento de algas y elimina los biofilms.

 

Finalmente 2011 Oxfam GB realizó un estudio piloto para determinar si el agua de pozo tratada con Sanosil (H2O2+Ag) podía paliar la falta de agua potable segura para el consumo humano. Era condición imprescindible, además, que la solución no implicara un cambio de comportamiento de los consumidores. Esto último era importante de cara a mantener el suministro y la sostenibilidad económica del gremio de aguadores.

 

El propósito era tanto descubrir las concentraciones necesarias para producir agua potable, como descubrir si el desinfectante era socialmente aceptable y si las familias estaban dispuestas a adquirir el agua tratada con Sanosil (Peróxido de hidrógeno (H2O2) 2.5% y plata 25 ppm) en una proporción de 17 mg /l. Para ello se entregó diariamente agua tratada con Sanosil a 5 familias y se hicieron mediciones de la calidad de la misma.

La conclusión: el agua extraída del pozo de agua potable de la comunidad central de Dedaye, en el delta de Ayeyarwaddy en Myanmar estaba altamente contaminada con niveles superiores a 200 ufc / 100 ml, lo que suponía un problema de falta de agua potable en la zona. Durante el tiempo que se aplicó Sanosil (Peróxido de hidrógeno (H2O2) 2.5% y plata 25 ppm) en una proporción de 17 mg /l, los niveles de contaminación fecal detectados (E.coli) estuvieron por debajo de 10 ufc / 100 ml en el 90% de los casos. Los niveles más altos detectados se atribuyen a la mezcla del agua tratada con agua de lluvia sin tratar. En ese periodo llovió y las familias recogieron el agua de lluvia para no tener que comprar agua a los repartidores.

Además, la estabilidad de Sanosil demuestra que fue capaz de mantener el agua en condiciones óptimas durante el tiempo que le tomaba a una familia vaciar un bidón de 50 galones.  Las familias que participaron en el estudio, así como otras que no lo hacían mostraron su predisposición a comprar y utilizar el agua tratada con Sanosil a los proveedores por las cualidades de sabor y olor del agua.

Este estudio preliminar da pie a posteriores investigaciones que permitan paliar la falta de agua potable en otros lugares del mundo con escasez.