Con el hashtag #EUChooseSafeFood se identifica la nueva campaña “La UE elige alimentos seguros” lanzada por EFSA (Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria) y AESAN (Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición.

El objetivo de esta campaña es fortalecer la confianza en los consumidores españoles sobre los alimentos que consume y ayudarles a tomar decisiones informadas. Lo hará explicando el papel que desempeña la ciencia como garante de la seguridad alimentaria.

La campaña, que durará hasta finales del mes de octubre, realizará una tarea didáctica en aspectos claves de la seguridad alimentaria tales como la importancia de la higiene alimentaria, las enfermedades de origen alimentario y la correcta lectura de etiquetas entre otros aspectos.

Después se tomaron un total de 192 muestras tomadas y en ninguna se encontró presencia de bacterias. El análisis asegura que se destruyeron las blastoporas Candida albcans y todas las bacterias Gram negativas ( Escherichia coli y Pseudomonas aeruginosa) después de sólo dos minutos. Las bacterias Streptococcus faecalis no proliferaron después de 5 minutos y después de 10 minutos no se apreciaba crecimiento alguno en los cultivos de Clostridium sp. 

#EUChooseSafeFood - foto

El compromiso Sanosil por la seguridad alimentaria y #EUChooseSafeFood

Las amenazas microbiológicas son uno de los grandes riesgos de la seguridad alimentaria y la principal causa de las toxinfecciones de origen alimentario. Conscientes de la importancia de la ciencia en el desarrollo de protocolos y desinfectantes eficaces con los patógenos que no dejen residuos tóxicos, no sumamos a esta iniciativa dándola a conocer a nuestros clientes.

Aplicar y mantener un sistema de autocontrol basado en el Análisis de Peligros y Puntos de Control Crítico (APPCC) es fundamental para mantener los altos estándares de seguridad alimentaria a los que estamos acostumbrados en nuestro país. Uno de los aspectos esenciales del sistema APPCC son estrategias de limpieza y desinfección, ya que son la mejor manera de combatir la proliferación y actividad de los microorganismos que pueden contaminar los alimentos. De ella depende la calidad del producto y la salud de los consumidores.

La elección de productos desinfectantes es un punto clave en el éxito de estas estrategias. Formulaciones de alto espectro biocida, muy eficaces, rápidas y duraderas, que además no dejan residuos tóxicos ni generan sustancias químicas secundarias, no serían posibles sin una base científica.

Fue la ciencia la que convirtió a Sanosil en la pionera en lograr un desinfectante a base de peróxido de hidrógeno estabilizando con iones de plata. Logrando así dar respuesta a un mercado que exige productos más estables, eficaces y sostenibles.

El peróxido es un gran oxidante que degrada los lípidos, las proteínas y el ADN de la célula. La plata, destruye el núcleo celular. Juntos aumentan hasta un 1.000% la capacidad germinicida de cualquiera de las dos sustancias por separado. Esta acción biocida de amplio espectro, que además no crea resistencias en los patógenos, es ideal para mantener el alto nivel de seguridad en los PCC que la ley exige a la industria alimentaria.

Además, el peróxido de hidrógeno por sí solo se descompone en agua y oxígeno rápidamente, pero Sanosil es un producto mucho más estable con efectos potenciados que duran hasta 5 veces más. Es esta estabilidad lo que permite a Sanosil destruir las biopelículas, el caballo de Troya de la seguridad alimentaria, con tanta facilidad.

En la vertiente medioambiental, hablamos de una fórmula biodegradable, que no deja residuos tóxicos.  Además, está dando grandes resultados a aquellas empresas que apuestan por una productividad sostenible. Por ejemplo, el agua de procesos tratada con Sanosil puede ser reutilizada, como ocurre con los lavados postcosecha. Lo que supone un ahorro considerable para las empresas en el reto de reducir su huella hídrica.