Con un nuevo reglamento que pone el foco en aumentar las medidas de higiene y bioseguridad

Tras entrar en vigor, este mes de enero, el Reglamento de la Unión Europea sobre el uso de antimicrobianos en animales, la utilización de ciertos antibióticos queda limitado en el sector ganadero. Dicho Reglamento [(UE) 2019/6] establece medidas para combatir las resistencias antimicrobianas y garantizar un uso prudente de los medicamentos.

Esta legislación prohíbe el uso de antimicrobianos como generadores de crecimiento o como sustitutivos de las medidas de higiene en las explotaciones, usos que contribuyeron en el pasado a aumentar las resistencias, por lo que el futuro de las explotaciones deberá pasar sin duda por el refuerzo de las medidas de higiene y bioseguridad”, explica la doctora Carmen Antolinos, directora técnica de Sanosil.

 

El objetivo es prevenir las infecciones, ya que es más fácil eliminar microorganismos mientras aún están en el ambiente que una vez han infectado al animal. En esta línea, Sanosil ha desarrollado, en colaboración con ganaderos suizos, el programa Sanosil de desinfección continua para proteger la bioseguridad en granjas.

 

El brote de enfermedades infecciosas a través de bacterias, virus, hongos y levaduras es uno de los peligros más temidos en las granjas. Las altas tasas de mortalidad de los animales afectados no sólo suponen una reducción en la producción de carne, sino que afectan negativamente a la calidad de la producción e implican un alto impacto económico.

Esta legislación prohíbe el uso de antimicrobianos como generadores de crecimiento o como sustitutivos de las medidas de higiene en las explotaciones, usos que contribuyeron en el pasado a aumentar las resistencias, por lo que el futuro de las explotaciones deberá pasar sin duda por el refuerzo de las medidas de higiene y bioseguridad”, explica la doctora Carmen Antolinos, directora técnica de Sanosil.

 

El objetivo es prevenir las infecciones, ya que es más fácil eliminar microorganismos mientras aún están en el ambiente que una vez han infectado al animal. En esta línea, Sanosil ha desarrollado, en colaboración con ganaderos suizos, el programa Sanosil de desinfección continua para proteger la bioseguridad en granjas.

 

El brote de enfermedades infecciosas a través de bacterias, virus, hongos y levaduras es uno de los peligros más temidos en las granjas. Las altas tasas de mortalidad de los animales afectados no sólo suponen una reducción en la producción de carne, sino que afectan negativamente a la calidad de la producción e implican un alto impacto económico.

La eliminación o reducción de los factores de riesgo biológico es la forma más efectiva de reducir la tasa de mortalidad y optimizar las ganancias en las granjas. Una correcta limpieza y desinfección son la clave para conseguirlo.

 

El objetivo del programa continuo de desinfección de Sanosil es, en primer lugar, evitar la introducción de agentes infecciosos en la zona de cría y, en segundo lugar, evitar los ciclos de infección y transmisión de enfermedades en los animales.

 

Nuestros productos y procedimientos -señala Antolinos- han sido utilizados en condiciones reales de cría de cerdos, demostrando que son efectivos contra un amplio espectro de patógenos incluidos aquellos que más amenazan la bioseguridad en las granjas porcinas. (E. coliClostridium, Corona, etc.). Además, nuestra formulación no crea resistencias con lo que la efectividad del producto se mantiene constante”.